Los casos de demencia se duplican cada 20 años: 131.5 millones de personas tendrían Alzheimer en 2050

https://colombiailustrada.com.co/catalogo/periplos/

En 2015, 46.8 millones de personas en todo el mundo vivían con demencia. Este número casi se duplicará cada 20 años, llegando a 74.7 millones en 2030 y 131.5 millones en 2050. Estas nuevas estimaciones, según el más reciente informe global sobre Alzheimer, son 12-13% más altas que las realizadas para el Alzheimer mundial Informe 2009.

Según la Organización Mundial de la Salud, el crecimiento de la población adulta mayor trae consigo inevitablemente un aumento de enfermedades como las demencias, incluyendo el Alzheimer y la depresión. A pesar de ello, nos es difícil aceptar y reaccionar ante una enfermedad como esta y Periplos es el ejemplo de comprensión y de constancia de amor.

Aunque la OMS asegura que no hay ningún tratamiento que pueda curar la demencia o revertir su evolución progresiva, es un hecho que se puede mejorar la calidad de vida de las personas que lo padecen. Un ejemplo de ello es la novela gráfica de Andrés Barragán, ilustrada por Guillermo Torres Carreño, que es en sí mismo un periplo: un viaje para encender una luz en el corazón de su abuela para que sus memorias la traigan de vuelta.

En Periplos, el Alzheimer no es mencionado pero emociona al lector a medida que va viajando con los personajes de la historia entre el pasado y el presente. Entre miradas e historias. Ambos, nieto y abuela se van reencontrando.

Periplos es más que un relato con imágenes familiares y máscaras que se van desdibujando con el tiempo. Es un viaje en un solo lugar que es capaz de traer toda una vida, o un fragmento importante de ella, a nuestra realidad.

Un poco más de 20 páginas hacen que el lector se encuentre con un momento personal de su vida y experiencia con sus seres amados, o les evoque una historia ajena y se la apropie. Tal vez cuando un familiar nos volvió a repetir su pregunta por tercera o quinta vez en una conversación y decidimos contar algo nuevo para que, sin ser conscientes del todo, estemos compartiéndole más de nuestra cotidianidad.

Un texto acompañado de ilustraciones que nos remueve el corazón, enseña que una enfermedad llena de vacíos puede llenarse poco a poco con una charla, una mirada o como en este relato gráfico, con un hilo de libros que es parte de la cronología de la vida de uno de sus personajes.

Surge desde lo visual un estremecimiento que nos lleva a releer la historia para encontrar más detalles. Comprendemos que al final del recorrido, una sola historia puede traernos de vuelta una mirada que nos reconoce, aunque sea de manera temporal.

También puede leer: La Tusa del inmigrante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar