Mi abuelo se quejaba de una pequeña molestia. Tal vez nadie tuvo el tiempo, la disposición y se le restó importancia. Pensamos que viviría mucho más, pues nunca tuvo mayor vicio que un par de cervezas con amigos a la semana y además, porque a sus 70 años seguía yendo a obras de construcción a trabajar. Él amaba sobre todos los placeres, sentirse útil.

Según la OMS, el envejecimiento activo no está restringido a la actividad física, sino que éste incluye el sector laboral, familiar, social, cultural, espiritual, así como el voluntariado y la ayuda social.

Una molestia provocó que todas nuestras vidas giraran en torno a él, muy tarde, lamentablemente. Los adultos mayores deben realizar un chequeo frecuente con un profesional de la salud, aunque los signos que presenten no sean dolorosos. Esto se logra al hacer un acompañamiento constante en casa, para conocer sus necesidades.

Gallo, Reichel y Andersen (1988) en su libro Handbook of Geriatric Assessment, se refieren a la necesidad de realizar a los adultos mayores una valoración multidimensional que incluya el estado mental, funcional, social, de valores, económica y física, utilizando varios instrumentos o escalas que son complementarios, y cuya interpretación debe ser realizada por el equipo interdisciplinario de salud. (La salud de los adultos mayores Una visión compartida, de la Organización Panamericana de la Salud).

Tuvimos unos días con él, (algunos a distancia), para conocerlo, para escucharlo, para reír, para llorar, para pensar sobre la vida, y lo rápido que se nos agota. Lo vimos luchando y en definitiva, conocimos una nueva versión de él. Una más humana, con menos errores, con  muchas historias llenas de lecciones.

Las estadísticas muestran que solo una de cada cinco personas mayores de 65 años presenta alguna discapacidad y muchas personas con limitaciones funcionales mantienen otras capacidades. El adulto mayor saludable y activo es un valioso recurso para la familia y la sociedad, visto no solo desde el aspecto físico, sino también desde el aspecto mental y social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar