Por Luigui Vidal Rivas

El proceso de envejecimiento es irreversible, es cierto, pero tampoco es lo que hace tiempo atrás se pensaba, que era una especie de cuesta abajo, y que no podíamos hacer nada, para evitar el deterioro, y que conforme pasaban los años, la salud iba a ir de mal en peor, hagamos lo que hagamos.

Es aquí donde nos detenemos, viendo el envejecimiento como un proceso integral y no meramente biológico, la heterogeneidad del envejecer, lo que debería acabar con las generalizaciones cuando se habla de las personas, ubicadas dentro de una edad cronológicamente establecida.

El edadismo se basa en una supuesta homogeneidad, como si nombrar a una persona mayor, se nombrara a todas, ignorando que cada envejecimiento es diferente y no existe una persona mayor típica.

Está probado que muchos de los mayores logros de la persona, se dan en el proceso de envejecer, pasados los 35 años, si bien la experiencia es vista como el gran activo del envejeciente, considerar solo la nombrada experiencia es un verdadero edadismo, ya que las personas siguen aprendiendo cosas nuevas, incluso cambian de modo de pensar y actitudes de forma positiva.

La capacidad de adaptarse a los cambios es notoria en las personas mayores, y es un prejuicio común y visto por muchos como un axioma, el deterioro de la salud, hay muchos casos de personas cuya salud ha mejorado con los años y han mejorado habilidades.

La gente ve estos casos como de fenómenos, de excepciones, sin embargo en el artículo “Condiciones del envejecer” expliqué que más allá de ciertos condicionantes genéticos, es posible conducirse a un envejecimiento exitoso.

Si bien un médico en una conferencia recalcaba que tus órganos tienen una cantidad de años, y que es lo real, sin embargo la investigación científica moderna, descubre que nuestro cuerpo no envejece igual y hay partes que se preservan mucho más, y por tanto es necesario el concepto de edad biológica, el estado físico de la persona puede no corresponder a determinados estándares, hay personas que son más “juveniles” que lo que indica su edad cronológica así como habrán otros con envejecimiento prematuro.

Está claro que luego de un análisis y pruebas físicas, se establecerá el estándar, por lo que es imposible establecer el inicio de la adultez mayor, de manera precisa, a esto hay que agregar el aspecto psicológico de una buena actitud ante la vida, de optimismo, de dinamismo, esto es como un tónico que parece influir sobre la salud.

Debería estudiarse mejor los casos comprobados de personas que parecen rejuvenecer, en algunos aspectos, al haber mejorado en condición física, intelectual y salud en general, habiendo transcurridos periodos de tiempo de hasta más de 20 años, creciendo cuando va llegando a ser una persona mayor, parece increíble, pero es real.

El envejecimiento exitoso y modélico es posible, pero hay que hacer la tarea, debemos hacer las cosas bien, física y mentalmente, y tal vez desarrollar la poderosa intuición de aquello que favorece o perjudica a nuestro ser y decidir bien.

Un pensamiento en “El envejecimiento no es deterioro de la salud, puede ser lo contrario

  1. FELICITACIONES,REALMENTE ES UN FORMIDABLE ARTICULO QUE NOS DA UNA CLARA PAUTA,SOBRE EL ENVEJECIMIENTO,Y ES BIEN CLARA LA RECOMENDACION HAY QUE HACER LA TAREA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar