El Poder del Ahora es un libro para todas las edades pero que puede ser muy útil a la hora de evitar caídas y vivir más tranquilo.

“La vejez viene con un poco de olvidos, por no estar en el presente. Lo que más me hizo reflexionar fue una vez que me caí por estar desconcentrada…yo seguí pensando en que me había caído y a los ocho días me volví a caer y decidí que lo único era la práctica del ahora”, Margoth Muñoz.

A continuación, Margoth nos deja 10 enseñanzas del libro que dice, cambió su vida:

  1. El pensamiento es como un mico loco que salta de rama en rama.
  2. Hay cosas que pasan en el presente que le desagradan a uno pero uno tiene que aceptar: no con resignación, sino asumiendo que lo que es, es.
  3. Uno de trata de volverse transparente, que no te toque.
  4. La rabia no hay que ponerle atención, es como un niño chiquito.
  5. La emoción se la lleva el pensamiento.
  6. El que se ponga a pensar, pierde el año.
  7. Desde que nos levantamos estamos pensando qué haremos en el día, eso no es estar en el ahora.
  8. Lo que el ahora, más que todo explica es que tiene uno que sentir el cuerpo, estirarse como el gato, sentir el cuerpo sin criticarse, sentirse y no pensar.
  9. Únicamente se debe estar en el presente, si estás caminando, siente la vida a cada paso que das.
  10. Los pensamientos no se pueden quitar ni cambiar, el pensamiento ya viene pero no hay es que creérselos, ni dudar.

El libro del alemán Eckhart Tolle, aborda también el cómo perdonar (y perdonarse), el tiempo psicológico, la mente egoísta, el estrés, (que no es más que estar aquí pero querer estar en el futuro o pensar demasiado en el pasado) y varios ejercicios de meditación y de estar en el ahora que pueden emplear en su cotidianidad.

A Margoth en especial, le enseñó el regalo que se tiene hoy y que se llama presente, además, que cuando se pierde la quietud, se pierde la esencia de cada uno y que el peor enemigo de una persona está en medio de sus orejas.

“Ya vieja, desaprender es difícil, me tocó desaprender todas las cosas que tenía en la cabeza, y desacostumbrarme a hacer muchas tareas a la vez. Yo crecí terriblemente con eso, el cuerpo es de amar, ahora vivo la vida más feliz, esos pensamientos que a uno le llegan ya de viejos, el cuerpo envejece y hay que entregarlo, como las cosas que no son de uno”, agregando que es importante para los adultos mayores el desaprender.

Reseña de El poder del ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar