Aunque la vanidad es un aspecto importante que influye en todas las edades, el objetivo principal de cuidar la piel en el adulto mayor está relacionado con la prevención de lesiones que pueda afectar su calidad de vida.

En época de confinamiento el adulto mayor puede dedicar un mayor tiempo al cuidado del órgano más extenso del cuerpo. La piel es la principal barrera de protección del cuerpo humano contra factores externos, en los adultos mayores es mucho más frágil y susceptible de daños o lesiones.

Es importante que antes de emplear cualquier producto, se pueda consultar con un médico especializado para asegurarse de que aplique a su caso, teniendo en cuenta que algunos adultos mayores tienen una movilidad disminuida o cuidados que requieran mayor atención.

Además de evitar los malos hábitos, como fumar, el alcohol o la comida procesada, a continuación encontrarás cinco consejos que pueden mejorar de forma notable el estado de la piel:

  1. Hidratación: El consumo de frutas y verduras debe estar obligatoriamente en la dieta del adulto mayor, además, se recomienda consumir una gran cantidad de agua y aunque puede variar dependiendo de la persona, dos litros de agua al día puede ser un buen inicio. También es importante utilizar una crema hidratante después del baño, que en lo posible sea con agua templada y no hirviendo.
  2. Utilizar bloqueador solar: Parece extraño que en medio de la pandemia y en cuarentena se deba usar protección solar, pero es necesario que se pueda aplicar el recomendado por el médico especialista. Hay que tener en cuenta que existe una variedad de bloqueadores y para cada piel funciona diferente. Si existe la posibilidad de recibir sol, porque además aporta vitamina D y es necesario, se debe reducir la exposición directa sobre la piel y no exceder ese tiempo.
  3. El uso de jabones y champús: Algunos de estos elementos se caracterizan por resecar la piel y se acentúa más en el adulto mayor ya que la piel tiende a adelgazarse y a perder grasa. En este caso es recomendable buscar elementos con PH neutro o productos 100% naturales.
  4. Autorevisión: Si el adulto mayor no cuenta con un cuidador, es primordial que después de cada ducha se pueda examinar, ya que la aparición de manchas o lunares pueden ser indicativos de enfermedades que si son detectadas a tiempo pueden ser tratadas sin dificultad. Ante cualquier cambio como picazón, o zonas que demuestren irritación, es recomendable consultar con un médico. Quienes han padecido de cáncer deben tener un control con su médico para que la revisión sea más profunda.
  5. Evitar las irritaciones: Aunque puede parecer obvio, puede que al usar una prenda de vestir o al aplicar algún producto sobre la piel, este produzca enrojecimiento o picazón, lo primero debe ser identificar porqué se produce y luego, suspender su uso. No es normal que se produzca este efecto y también debe ser consultado con el dermatólogo.

Hay que tener en cuenta que los medicamentos pueden generar cierta sensibilidad al sol o cambios en la piel de los que hay que estar atento, las manchas en la piel también deben ser tratadas y aunque en su mayoría son benignas, hay tumores premalignos que derivan de estas señales físicas.

Aunque las arrugas son parte del proceso de envejecimiento, se puede consultar con un especialista para incrementar la ingesta de vitaminas que las atenúen.

La clave es retomar buenos hábitos como beber agua, tener una nutrición balanceada, siempre hacer uso del protector solar y hacer revisiones diarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar